lunes, 28 de febrero de 2011

Guías de viaje: ¿Cuál es la mejor opción?

Uno de los pasos fundamentales antes de realizar un viaje es por supuesto escoger la guía que nos va a llevar a conocer lo mejor de la zona que vamos a visitar. Por muchos foros, blogs y portales de viajes que existan, las guías en papel siguen triunfando. No es muy recomendable ir con el portátil a cuestas por el Surinam o estar todo el santo día enchufado al iPAQ. Afortunadamente, las guías en formato libro continúan amenizado las largas horas en carretera y las siestecillas en las literas del hostal por el mundo.

Para viajeros independientes la líder en ventas es sin duda Lonely Planet. Goza de un formato bien sencillo y de gran facilidad de lectura. Está enfocada al viajero joven y con un presupuesto tirando a bajo. Al utilizar la palabra joven también me refiero a todo aquél que se sienta todavía con ganas de pegarse unos buenos tutes de autocar y conocer gente joven como él en los hostales y lugares recomendados en la guía.
El lenguaje es muy directo y algunas veces en las versiones originales utiliza una jerga juvenil difícil de entender para el hablante de inglés medio. Los comentarios según nos dicen son el 100% independiente.

De todas maneras, el inconveniente de Lonely Planet es que tiene tantos fervientes seguidores que lo que diga va a misa y al hacerlo cambia radicalmente el futuro de hostales o restaurantes que toca. En Asia hay multitud de lugares donde el letrero Lonely Planet es más grande que el mismo nombre del local. Eso provoca sin duda que los dueños se aprovechen y hagan pagar por su fama, cosa que desvirtúa la información que contiene la guía en el momento en que se redactó el artículo.

A modo general, aparece en dos formatos: Uno concentrado en un país o ciudad y otro que abarca una zona concreta de un continente como Asia on a shoestring. No es muy recomendable. Muchas veces me quedé corto de información aunque sirven para moverse.

Dependiendo donde vayáis es recomendable que os agenciéis las guías en el mismo lugar. Si vais a Bangkok os encontrareis todas las ediciones posibles de Lonely Planet fotocopiadas y os saldrán por 4 o 5 dólares cada una. Ideal para pillarse los dos países restantes y luego ir cambiado la guía con otro viajero en lugares fronterizos. Uno deja una nota en el hostal y al cabo de unas horitas le aparece alguien interesado en cambiarla. Así de sencillo.

La Lonely Planet es sin lugar a dudas la mejor para todos aquellos que deseen realizar su primer viaje serio. Para aquellos que emprendan un viaje a solas con ganas de conocer a multitud de gente en la misma situación. Ideal para hacer amigos.

Si quieres escapar de la ruta principal busca una Footprint. La calidad de la guía depende del país ya que están elaboradas normalmente por un único autor por país. Tienden a buscar rutas secundarias sin perder un ápice de la esencia de los lugares y dan una sensación de escape más elevada que la Lonely Planet o la Trotamundos.

Profundiza más en historia y arte y en poblaciones remotas. Además el directorio con opciones para dormir y comer acosumbra a ser más extenso. Un punto negativo es que su formato no es tan fácil de usar como la Lonely Planet. Otro, es que los mapas acostumbran a ser un poco desastre. Quizá podría catalogarse como una guía para todos aquellos que están cansados de la ruta marcada por la Lonely Planet.
 Algunos ejemplos de obra maestra Footprint son Túnez e India.

Dentro de este apartado se halla la Rough Guide. Sólo utilicé la de India y me pareció que usaba menos hipérboles que Lonely Planet. A veces a estos últimos se les llena la boca con adjetivos grandilocuentes cuando al final no hay para tanto. Sin poder dar mucha opinión sobre la Rough Guide debido a mi poca experiencia con ella, diría que se asemeja más al estilo de Footprint: Fuerza en la historia y el arte, búsqueda de un estilo más personal y ciertos intentos de escape de la ruta pautada por la guía reina. Por favor, coméntanos sobre ella y para qué países es recomendable o no.


Si quieres aprender francés sigue una Trotamundos. Es incréible el furor que causa la Guide du Routard en el país francés. He conocido a más de uno que se negaba a ir a un hostal o a un restaurante porque el local no aparecía citado en su Bible. De todas maneras, la Trotamundos, es otra buena opción para realizar viajes con presupuesto limitado y lejos de los tours turísticos. Su formato es fácil de seguir como la Lonely Planet. Solamente he utilizado dos, así que dejaré lugar a otros viajeros para que opinen más sobre ella.

Berlitz, Guía Verde y Michelín son guías ideales para escapadas. Fines de semana o semanas enteras preferiblemente en una ciudad. Son concretas en los lugares de visita y nos sirven para movernos en lugares concretos sin profundizar tanto como las anteriores en los recodos del país.
Hay muchísimas más guías las cuales desconozco, así que abro la veda para que opinéis sobre ellas y compartáis con nosotros cuál es vuestra guía preferida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada